Latest

El cartel de los soles bajo sospecha

Algo huele mal en Venezuela. Ha sido explosiva la publicación de un reportaje en el diario The Wall Street Journal que denuncia la implicación de altos funcionarios del régimen chavista en el narcotráfico internacional, en el cual se apunta en especial al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el ex capitán del Ejército a quien todos identifican como el segundo hombre con más poder en el país suramericano.

El reportaje del WSJ cita a más de una docena de personas con conocimiento de las investigaciones que se han sustanciado en los últimos dos años, apoyándose en informantes que buscan cooperar con las autoridades de Estados Unidos.

De acuerdo con el trabajo periodístico, Cabello encabeza una lista de varios funcionarios del gobierno venezolano que presuntamente colaboraron con narcotraficantes de cocaína, a los que habría provisto de protección y ayuda para transformar al país en un centro global del tráfico de esa droga.

Como era de esperarse, la reacción virulenta tanto de Cabello como del presidente Nicolás Maduro y demás jerarcas del régimen chavista no se hizo esperar. Arropado incondicionalmente por los suyos, Cabello ripostó en la sede del Legislativo: “Los que me acusan hoy de narcotráfico que presentan una sola prueba, una solita”.

Tampoco sorprende el ya ajado sofisma del que suele echar mano el gobierno socialista venezolano según el cual todo señalamiento o acusación no se hace contra funcionarios en particular sino contra toda una nación. Así se alinearon en la defensa “del país” los representantes de las otras instituciones del Estado, afines al partido gobernante.

A los pocos días, el New York Times se hizo eco y amplió la información sobre presuntos vínculos del narcotráfico con la nomenclatura chavista. Por si fuese poco, con las denuncias aún “calientes” un avión cargado de cocaína procedente de Venezuela fue interceptado y derribado por militares colombianos. Y despuéss, fue capturado en el aeropuerto de Maiquetía, en Venezuela, un narcotraficante solicitado por tribunales locales, cuando se disponía a abordar un vuelo en compañía de una magistrada jubilada del Tribunal Supremo de Justicia.

A la brutal crisis económica que azota al país suramericano, expresada en severa escasez de productos básicos, altísima inflación y las peores previsiones para el crecimiento, junto con la prácticamente incontrolable situación de la inseguridad, y el hostigamiento y criminalización de medios de comunicación independientes y de figuras de la oposición, se une ahora la sospecha de estar en presencia de un narcoestado, todo un lamentable y peligroso cuadro que castiga fundamentalmente a los venezolanos de a pie.

Cambio de rumbo en Brasil. Para salvar su gobierno, la presidenta Dilma Rousseff ha intentado una arriesgada maniobra: revertir desde las políticas económicas —señaladas por sus críticos de haber profundizado los problemas de Brasil— a su estilo de liderazgo, catalogado como inflexible en medio del colapso de su apoyo en el Congreso. El gobierno de Rousseff anunció recortes fiscales de entre 70.000 y 80.000 millones de reales (US$23.000 millones y US$26.000 millones). Los giros políticos de Rousseff acarrean riesgos. Las nuevas medidas apuntan a estabilizar su presidencia y a silenciar los pedidos de juicio político. Pero incluso si fructifican, esta marcha atrás podría aislarla políticamente. Miembros de su Partido de los Trabajadores (PT) están abandonándola por haber dejado de lado algunas de las políticas económicas de izquierda. Los conservadores, que aprueban los cambios, difícilmente apoyarán a una ex marxista. (En WSJ)

La paz herida en Colombia. En mayo alrededor de 42 colombianos murieron en tres incursiones militares contra la guerrilla de las FARC. En el Cauca más de 352 personas fueron desplazados de sus tierras y se refugian en el casco urbano por el temor a los enfrentamientos entre la fuerza pública y los insurgentes, mientras prosiguen los diálogos de paz en La Habana entre negociadores de ambas partes. Desde el principio se ha sabido que negociar en medio del conflicto no es fácil y que hacerlo acarrea infinidad de problemas. Sin embargo, en tres años que cumplirá ya la negociación, los gestos que habían mostrado ambas partes para desescalar el conflicto no sólo habían arrojado resultados que se han visto reflejados en la disminución del número de víctimas, sino que también estaba aumentando la confianza de algunos sectores en la negociación. Aparentemente, uno de los negociadores por la guerrilla habría caído en los bombardeos. (En Semana)

Las notas: Sobresaliente: Para Monseñor Arnulfo Romero, asesinado hace 35 años, quien fue beatificado por la Iglesia Católica. Suficiente: Para la presidente chilena Michelle Bachelet, su aprobación sube a 33%, un respiro después de un bajón de popularidad. Reprobado: Para Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, investigado por presuntos vínculos con el narcotráfico internacional.

CARA – CONTRACARA

VENEZUELA // Investigaciones por narcotráfico

Las rejas de Diosdado Cabello

Alexánder Cambero

El Tiempo

__

Diosdado Cabello, ¿el tránsfuga de la derecha?

César Aponte Ron

Aporrea

BRASIL // Giro económico

La neoliberal Dilma Rousseff

Danilo Arbilla

La Prensa Gráfica

___

El Chile de Bachelet: ¿una lección para Dilma Rousseff?

Juan Arias

El País

COLOMBIA // Proceso de paz

Sólo los halcones hacen la paz

Paulo Portas

El Tiempo

___

Parar la guerra después de la guerra

Iroel Sánchez

Cuba Ahora

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: