Latest

La Cumbre de las Américas a cara destapada

A propósito de la VII Cumbre de las Américas en Ciudad de Panamá los próximos 10 y 11 de abril, la Alcaldía de la ciudad emitió un decreto que prohíbe a los ciudadanos panameños cubrirse total o parcialmente el rostro durante la cita que reúne a 35 jefes de Estados y de gobiernos. Aunque se trata de una medida de ámbito local, puertas adentro también será difícil andarse con la cara tapada. 

Sobre todo por el nuevo actor que tiene reservado un asiento en primera fila, Cuba, y los temas de actualidad regional que gravitarán extra agenda entre los que figura, no sin cierto morbo político, el conflicto entre Venezuela y Estados Unidos por las sanciones impuestas por Washington contra siete funcionarios del gobierno venezolano señalados como violadores de derechos humanos.

Por primera vez también participarán los principales directivos de grandes empresas y corporaciones, ante el reto de articular los esfuerzos entre los sectores público y privado en los proyectos y planes que demandan las enormes carencias en infraestructura y servicios de Latinoamérica, como lo ha recordado el empresario Andrés Gluski a CNN.

También es el estreno en el escenario internacional –aunque esta vez no en rol de moderador pues asume funciones el 26 de mayo- del nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos, el uruguayo Luis Almagro, quien tiene más allá de la cumbre, importantes retos por delante, como la profundización de la democratización, los derechos humanos, la libertad de expresión y el desarrollo social en tiempos de estrechez; amén del rescate de una institución como la OEA que ha perdido peso específico en la región como foro de diálogo y concertación de intereses.

Dentro de lo formal, el lema de esta Cumbre, indica una nota de la Deutsche Welle, es “Prosperidad con Equidad, los desafíos de la cooperación en las Américas”. En ese tenor, el debate se vértebra en torno a temas como salud, educación, medio ambiente, energía, seguridad, migración, gobernabilidad democrática y participación ciudadana. Estos temas se incluyen en una declaración adoptada por consenso en el seno de la OEA que se prevé firmen los gobernantes presentes, aunque la precedente cumbre, celebrada en Colombia, careció de texto final por falta de acuerdo.

Lejos del papel, probablemente el asunto “gobernabilidad democrática” encienda las pasiones en Panamá. Por un lado, somos espectadores de una carrera veloz de Washington y La Habana por restablecer las relaciones bilaterales y se hacen gestos concretos de lado y lado para tal fin.

La secretaria estadounidense de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, quien ha estado al frente de la histórica iniciativa y siempre dentro de un clima de respeto, confía en que Estados Unidos y Cuba puedan reabrir sus respectivas embajadas “lo antes posible” y se ha mostrado a favor de fomentar los negocios con la isla, como indica un despacho de Infolatam.

Cuba parece hacer su mejor esfuerzo por montarse en el tren. Al menos parece. En la prensa oficial, Granma, ahora se mencionan con todas sus letras los “derechos humanos”, la “sociedad civil” y “organizaciones no gubernamentales”, otrora anatemas, hoy trocados en “neologismos” de uso regular, como ilustra un reportaje de BBC Mundo.

A contrapelo los canales de comunicación entre Caracas y Washington son cada vez más intrincados y ofrecen pocas señales de entendimiento político.

Nicolás Maduro llegará a la cita con el aval de sus socios en Unasur, Celac y otros foros regionales, más unas firmas (10 millones aspiraba cuando lanzó la iniciativa), muchas de dudosa legitimidad como lo indica el diario ABC, que solicitan a Barack Obama la derogatoria del decreto de la discordia.

Decreto que, al parecer, no ha sido lo suficientemente explicado en cuanto a sus dimensiones, naturaleza y alcance, a pesar de lo que han declarado varios voceros de la Casa Blanca y del Departamento de Estado. Se trata de una acción ejecutiva que afecta solo a los individuos señalados y no al Estado venezolano, como lo clarifica en este artículo Leopoldo Martínez, presidente del CDDA.

Pero la gramática descalificadora de Caracas hacia el “imperialismo”, tan cultivada por su fenecido predecesor Hugo Chávez, ha salido a flote en todas sus expresiones en este amargo episodio, no solo desde las posiciones más altas del gobierno bolivariano sino también en voces y actos públicos sus prosélitos que han quemado la bandera de EEUU y muñecos de Obama.

Así las cosas, este particular el ambiente no resulta el más distendido para un diálogo Obama-Maduro franco y constructivo. Lo cree el propio secretario general saliente de la OEA, José Miguel Insulza: “No depende de lo que se diga, sino del tono en que se diga y de la disposición a resolver”, aseveró, según recoge el sitio Analitica.

El decreto de la alcaldía de Panamá mencionado al principio hace un exhorto a la población a “mantener el orden público y mostrar un alto sentido de civismo”. Veremos si puertas adentro también se cumple.

 

CARA – CONTRACARA

Obama, Cuba y la Cumbre de las Américas 2015

Eugenio Yáñez

Cubaencuentro

__

¡Bienvenida la Cumbre de las Américas!

Beatriz Miranda

El Espectador

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: