Latest

¿Y ahora cuál es el futuro de Petrocaribe?

La marea baja de los precios del petróleo ha hecho que salgan a flote las carencias y necesidades de países con especial vulnerabilidad energética. Pero no sólo de los que dependen de la todavía principal y mayoritaria fuente de energía del mundo, sino de aquellos que la producen. El caso de Petrocaribe es un palmario ejemplo de ellos. 

Creada en 2005 bajo el auspicio del entonces presidente venezolano Hugo Chávez, y en plena abundancia petrolera, la alianza tiene por objetivo que algunos países, sobre todo del Caribe, compraran crudo venezolano a precios preferenciales, pagaderos a largo plazo y bajos intereses.

Si bien el principal beneficiario fue Cuba, socio ideológico y estratégico de Venezuela, otros países también se integraron y sacaron réditos económicos de la alianza: República Dominicana, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Honduras (que luego fue excluída por razones políticas), Jamaica, Surinam, Santa Lucía, Guatemala, El Salvador, San Cristóbal y Nieves y San Vicente y las Granadinas.

Pero no solo Petrocaribe fue un acuerdo comercial; en la práctica encubría un objetivo geopolítico: ganarse el favor y la simpatía de sus beneficiarios en los foros internacionales.

En un reportaje publicado recientemente por BBC Mundo, hasta 2013, según cifras reveladas por el gobierno venezolano, los países miembros de Petrocaribe habían recibido 232 millones de barriles de petróleo.

Ahora, con el precio internacional del petróleo oscilando entre los 44 dólares por barril, y la economía venezolana sin brújula y hundiéndose, el panorama para Petrocaribe comienza a desdibujarse.

La pasada semana, por convocatoria del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se efectuó en Washington la Cumbre de Seguridad Energética del Caribe, en la que el gran ausente fue el representante de Caracas.

Allí, Biden dijo: “Ya sea en Ucrania o en el Caribe, ningún país debería poder usar sus recursos naturales como método de coerción”. Otros funcionarios estadounidenses se cuidaron de no plantear el foro como una alternativa a Petrocaribe, pero sí pusieron el acento en la necesidad de que los países del Caribe busquen nuevas fuentes de energía, sobre todo sostenibles, y dejen de depender de un proveedor único.

En Caracas el foro y su contenido se entendieron en clave política y modo antivenezolano. En pocas horas, el presidente Nicolás Maduro respondía con la repetida acusación de un interés de Washington por derrocar su gobierno, lo que provocó a su vez nuevas reacciones por ambas partes.

Más allá de consignas y retórica política, lo que parece haber de fondo es la poca efectividad del mecanismo de Petrocaribe para responder ante oscilaciones de los precios petroleros, y peor en escenarios como el actual con valores del crudo a la baja.

Leopoldo Martínez, director del Centro para la Democracia y el Desarrollo en las Américas, lo explica en un artículo publicado en el diario venezolano El Nacional: “El Caribe ya sabe que el modelo de Petrocaribe es inviable, y les ha creado una insostenible dependencia del subsidio petrolero venezolano; además es un hecho la debacle económica y fiscal de Venezuela, acompañada del debilitamiento productivo de Pdvsa. EEUU se ha convertido en un exportador de Energía, y de la mano de México y Canadá con los países Europeos, han puesto los ojos en el Caribe en la búsqueda de un nuevo modelo de cooperación energética que contribuya efectivamente al desarrollo sustentable”.

Y algo de eso habrá de cierto. Luego de la reunión en Washignton, la organización Atlantic Council publicó un informe en el que planteaba lo siguiente: “el gobierno de Obama debe adoptar rápidamente una serie de políticas transformadoras para evitar una crisis energética en el Caribe y América Central, dada la posibilidad de que se erosione rápidamente el apoyo financiero de Venezuela a las importaciones energéticas de la región”.

Este mismo martes, en su programa radial-televisivo, el gobernante venezolano volvía a reaccionar: “Vamos a transformarlo en una gran zona económica. Petrocaribe es garantía de paz, estabilidad, de beneficio mutuo y desarrollo compartido”.

Hasta ahora, el único país perteneciente a la alianza que ha honrado sus compromisos con Venezuela ha sido República Dominicana, que anunció un pago inmediato por US$ 1.933,2 millones a cambio de la reducción de 52% de la deuda, con lo cual deja un remanente de US$ 96,5 millones.

Si bien ello puede suponer algún balón de oxígeno para Pdvsa, las necesidades de dinero del país suramericano todavía son muy grandes y la marea de los precios petroleros sigue bajando, con pocas esperanzas de que recupere en el corto plazo, siquiera los niveles de hace seis meses. Un panorama ciertamente complejo para el futuro de Petrocaribe.

CARA – CONTRACARA

Y ahora también el Caribe mira al Norte

Leopoldo Martínez Nucete

El Nacional

__

Cuba, Venezuela, Petrocaribe y Celac en el ojo del hurarán

Edwin Molina

Información al desnudo

Edwin Molina

Información al desnudo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: