Latest

Proceso de paz en “coma inducido”

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, decidió suspender de manera unilateral el proceso de paz con las irregulares Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, raíz del secuestro, por parte de esa guerrilla, del general Rubén Darío Alzate el domingo anterior. El gobernante se dirigió en alocución al país para informar sobre la suspensión del diálogo que se iba a reanudar este mismo lunes en La Habana entre los negociadores de ambas partes.

“Las FARC fueron responsables de este secuestro, un secuestro totalmente inaceptable”, acusó Santos al anunciar que el equipo negociador del Gobierno no viajaría este lunes a Cuba, según recoge un despacho de Infolatam.

 

No tardaron en levantarse las voces críticas y favorables al proceso de paz, siendo la más prominente la del expresidente Álvaro Uribe, furibundo adversario del diálogo con la guerrilla, y quien señaló que “para el terrorismo los gestos de paz del Estado no son generosidad sino debilidad”.

 

También el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, subrayó que los diálogos con las FARC sólo debían continuar con la liberación inmediata de los cautivos, y alertó que sería “absurda” cualquier iniciativa dirigida a negociar una liberación.

 

Editoriales de medios privados cuestionaron el hecho de que el general, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, fuera secuestrado junto con cabo primero Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego en un remoto caserío del departamento del Chocó, al noroeste del país, cuando se desplazaba en una lancha, vestido de civil y sin escolta, ignorando los protocolos de seguridad en medio de una zona con fuerte presencia guerrillera.

 

También hubo críticas divididas de los partidos políticos hacia el secuestro del alto oficial y hacia la propia negociación con el grupo irregular, que lleva  más de 50 años de actividad subversiva en Colombia.

 

Este martes, en medio de gran confusión, las FARC circularon en medios de prensa un comunicado en el que admiten tener como rehén a Alzate y sus acompañantes “en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra”, explica una publicación en BBC Mundo.

 

“Buscamos la paz porque hay un conflicto armado, reconocido legal y políticamente por el actual gobierno. (Pero) sin cese bilateral de fuego, las que el Presidente llama reglas del juego, no pueden operar solo para las fuerzas del Estado”, agrega la organización.

 

Con el proceso de paz ahora en “coma inducido”, se pone pausa indefinidamente a un diálogo que había logrado tomar curso hasta el punto de que la Comisión de Paz del Congreso había tasado en 45.000 millones de dólares en inversiones para la paz ulterior, que incluyen la justicia y seguridad pública, la regulación de la propiedad, uso y explotación de la tierra, aparte de recursos para salud, educación, vías, agua, vivienda y desarrollo rural.

 

El equipo negociador, inclusive en medio de un proceso que corre en paralelo con los enfrentamientos entre Ejército y guerrilla, había también logrado franquear la barrera psicológila y emocional que supone la desconfianza y la polarización, no solo de la sociedad colombiana sino también de la comunidad internacional.

 

Los negociadores insurgentes desde la capital cubana, con cierto aire de resignación,  han señalado que el futuro del general Alzate está en las manos de Timoleón Jiménez, alias “Timochenko”, comandante máximo de la guerrilla, según indica una nota de la revista Semana. Extraoficialmente, algunas fuentes han adelantado que la liberación del alto oficial se produciría este mismos fin de semana.

 

El secuestro del general ha dejado en evidencia también la fragilidad y vulnerabilidad que todavía tiene el proceso de paz. La restitución de la confianza entre ambas partes no será fácil pero sí necesaria para retomar lo ya andado. Por ahora, la pelota está en el campo de la guerrilla.

CARA Y CONTRACARA

El error de negociar con las FARC

El Mundo (ES)

Álvaro Uribe Vélez

La paz de las FARC

El País (ES)

Miguel Ángel Bastenier

1 Comment on Proceso de paz en “coma inducido”

  1. Reblogged this on Chirimoya Tours Peru Reiseveranstalter and commented:
    roceso de paz en “coma inducido”

    Posted on November 21, 2014 by monitorinteramericano in Editoriales // 0 Comments

    El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, decidió suspender de manera unilateral el proceso de paz con las irregulares Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, raíz del secuestro, por parte de esa guerrilla, del general Rubén Darío Alzate el domingo anterior. El gobernante se dirigió en alocución al país para informar sobre la suspensión del diálogo que se iba a reanudar este mismo lunes en La Habana entre los negociadores de ambas partes.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: