Latest

El Momento Mexicano: ¿Qué debemos esperar de las reformas estructurales?

Archivo: Junio 2014.
Más allá de favoritismos políticos, es importante admitir que Enrique Peña Nieto logró más durante su primer año como presidente que muchos de sus predecesores mexicanos, estableciendo expectativas altas para sus próximos años de gobierno.

Cinco de las doce reformas aprobadas durante el último año requerían cambios constitucionales, y algunas de ellas -como la reforma energética y la político-electoral- desafían tabúes para los mexicanos como lo son la apertura del sector energético y la reelección. Sin embargo, el hombre del año de la revista Times -como mencionaJason Marczak del Atlantic Council– no ha logrado convertirse en el hombre del año ante la mirada escéptica de los mexicanos ¿Serán capaces los políticos de cumplir su promesa de aumentar la productividad y competencia en el país? ¿Se acelerará o detendrá el -hasta ahora exitoso- proceso de democratización de la política mexicana?
En busca de esclarecer la incertidumbre que rodea a éstas reformas estructurales, el Centro para la Democracia y el Desarrollo en las Américas (CDDA) organizó una mesa redonda el pasado 27 de mayo con la participación de Tonatiuh Salinas Muñoz (presidente del Partido Revolucionario Institucional de Querétaro),Jason Marczak (subdirector del Centro Latinoamericano Adrienne Arsht del Atlantic Council) y  el Prof. Francisco E. González (Johns Hopkins University); en la cuál se discutieron a profundidad los retos y posibles beneficios, específicamente, de la reforma energética y la reforma político-electoral. A continuación describiremos algunas de las conclusiones planteadas.
La reforma energética que principalmente se ha propuesto aumentar la estancada producción petrolera y reducir los costos de electricidad para los mexicanos (México es el octavo país con electricidad más costosa de la OCED) por medio de la inversión privada y el aumento de la competencia, se enfrenta a retos muy específicos. Primero, a pesar de los evidentes intentos por debilitar algunos de los monopolios existentes, especialmente en el área detelecomunicaciones, México sigue siendo el séptimo país en el mundo con más evidencia de capitalismo clientelista ¿Quiénes se convertirán en los actores clave del sector privado en el área energética? Podríamos ver caras nuevas, pero existen grandes probabilidades de que los jugadores sean los mismos. El billonario Carlos Slim, por ejemplo, quizás pierda un poco de protagonismo debido a la reforma de telecomunicaciones, pero la reforma energética podría abrir los horizontes de su ya existente inversión de US $400 millones en contratos con PEMEX (por medio de CICSA). Asumiendo que se logre aumentar la competitividad del sector energético, existe un segundo desafío: debido a que el aumento de la competencia en los mercados no se traduce automáticamente en prosperidad para todos, el gran reto será convertir la productividad que nazca de ella en un motor para el desarrollo sostenible del país. Finalmente, las leyes secundarias que incluirán detalles sumamente importantes -y que son la mayor causa de incertidumbre para futuros inversionistas–  deberán concretarse lo antes posible antes de que pase el momentum o -peor aún- que disminuyan los precios del petróleo.
Al acuñar la descripción “el diablo está en los detalles” para referirse a las reformas estructurales de México, la revista Forbes se refiere no sólo a la complejidad de sus leyes secundarias, sino también al hecho de que todas ellas podrían beneficiar o perjudicar al país dependiendo de su aplicación. Esto es evidente en la reforma político-electoral que incluye tres factores claves: la posibilidad de reelección legislativa, de diputados y alcaldes; la creación del Instituto Nacional Electoral (INE), y la posibilidad de la creación de un gobierno de coalición. La reelección, por ejemplo, podría acabar con focos de corrupción y hacer rendir cuentas a los políticos locales, pero también podría convertirse en un factor de populismo y campaña permanente. Por otro lado, El INE podría convertirse en un instrumento fundamental para prevenir fraudes electorales en elecciones locales o en un instrumento que debilite la protegida soberanía de los estados. Finalmente, la posibilidad de gobiernos de coalición tiene el potencial de aumentar la fuerza y efectividad del ejecutivo (ante un sistema presidencial y multipartidista que podría fomentar gobiernos inestables), como también podría desestabilizarlo en caso de que -por diferencias ideológicas o de otro tipo- las coaliciones se desintegren antes de terminado el mandato.
Sin duda alguna estas reformas estructurales tienen el potencial de cambiar tanto el futuro de México como su rol en la región. Todo dependerá de su aplicación. Sin embargo, los panelistas de la mesa redonda del CDDA coincidieron en el hecho de que el proceso de negociación que permitió la creación del Pacto por México y la eventual construcción y aprobación de las doce reformas, es en sí un logro que evidencia madurez política (sobretodo con el PRI en el poder) y el avance de la democracia mexicana.
Links a los videos de las intervenciones durante el evento: 
Para acceder a la galería de fotos del evento: Siga éste link.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: